jueves, 16 de junio de 2016

Completamente emocionado..., "Y luego dicen que la vida está quieta"

Estimados amigos:
Reconozco que hoy escribo emocionado. Con la piel de gallina y con el rocío del recuerdo asomándose a mis ojos. ¿El motivo? Tan sencillo como bello; acaba otro curso. Las aulas se quedan vacías, ¡sí se quedan vacías para siempre! Ese grupo de alumnos ya no volverá a estar juntos. Unos hacen una cosa, otros otra…, la vida misma. Mañana abriré la puerta del aula y ya no encontraré ninguna de sus sonrisa, sus buenos días “profe”. Ya no les diré: “¡El móvil!”…, y ellos: “Ya profe”.
¡Qué bonito es ser profesor pero qué triste es despedirse de ellos! El año que viene otro grupo, con la misma edad, las mismas sonrisas, inquietudes…, ¿y qué ha cambiado? Yo. Por primera vez siento que “pasan los años” que ellos siempre son los mismos pero que yo estoy cambiando. Y como digo en uno de mis libros: “Y luego dicen que la vida estaba quieta”."Sobre el silencio en la Postmodernidad", pág. 96. Este es el link:


Para más información; escribir a natxorodriguez@hotmail.com o en la Casa del Libro :http://www.casadellibro.com/libro-sobre-el-silencio-en-la-postmodernidad/9788415904052/2167942
Me despido de vosotros y aquí os dejo algunas de las cartas que os he escrito y que están en vuestras manos…, para olvidéis al profe pero para que NUNCA PERDÁIS LA SONRISA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario